Mundo bebés
Bienestar en la maternidad

Diez cuidados esenciales para tu bienestar durante los primeros meses de maternidad

La maternidad puede ser tan bella como complicada, porque significa una gran transformación que rompe por completo con nuestra vida cotidiana. Los primeros meses de la vida de nuestro bebé traen consigo grandes cambios para los que nunca estamos lo suficientemente preparadas. Cambios que, definitivamente, tienen un impacto en nuestro propio bienestar.

 

Tu bienestar influye en tu bebé

Es muy importante que, hoy más que nunca, cuides tu calidad de vida. De ella depende el bienestar de tu bebé. Si quieres hacer de la maternidad la etapa más bella de tu vida, sigue estos consejos.

 

1. Ponte en contacto con tus emociones

En esta etapa, no debe sorprenderte el que llegues a experimentar emociones muy fuertes e incluso contradictorias. Los cambios hormonales que experimenta tu cuerpo y el vínculo afectivo que se está creando entre tu bebé y tú tienen un impacto importante sobre tu equilibrio emocional.

 

Debes ser consciente de los cambios que estás experimentando. Así podrás mantener una actitud positiva que te permita enfrentar el estrés. Habla sobre tus emociones, preocupaciones y necesidades. No te sientas mal por querer dedicar tiempo a ti misma; recuerda que tu calidad de vida es importante.

 

2. No dejes a un lado la actividad física

El ejercicio es uno de los factores más importantes que contribuyen con nuestro bienestar. Cuando te activas, tu cuerpo libera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Estas hormonas son muy útiles para combatir el estrés.

 

Lo más recomendable es que practiques ejercicios suaves que contribuyan con tu salud cardiovascular y tonifiquen tu cuerpo. Caminata, natación, yoga o pilates son las mejores opciones para recuperar tu salud física. Si te ejercitas al aire libre, mucho mejor.

 

Los ejercicios que te ayuden a fortalecer el suelo pélvico también son muy adecuados. Evita aquellos que sean pesados, bruscos o que supongan una gran resistencia física.

 

3. Recuerda que la alimentación es base para el bienestar

La alimentación es uno de los pilares del bienestar físico y de la salud en general, más aún en la maternidad. Debes tener especial cuidado con lo que consumes, pues todo ello repercutirá en la salud física de tu bebé.

 

Procura mantener una alimentación equilibrada, variada y suficiente. Así garantizarás la obtención de todos los nutrientes que necesitas.

 

Proteínas

Las proteínas son indispensables para la formación de tejidos, músculos y huesos, así como para la creación de enzimas, hormonas y anticuerpos. Puedes encontrarlas en carnes magras, pescados, aves, legumbres y frutos secos.

 

Carbohidratos

Los hidratos de carbono aportan energía, que es especialmente importante durante la maternidad. Sin embargo, debes tener cuidado con este grupo de alimentos. Si abusas de su consumo, pueden contribuir con el aumento de peso y derivar en otros problemas de salud.

 

Es recomendable que consumas carbohidratos que aporten valor nutricional, como pastas, arroces y cereales integrales, además de frutas. Evita pastas y arroces blancos, pudines, galletas y alimentos procesados en general.

 

Grasas

Aunque muchos piensen lo contrario, las grasas son necesarias para la salud. Definitivamente, no pueden faltar en una alimentación saludable. Busca las llamadas grasas insaturadas. Las encuentras en frutos secos, aceite de oliva, maíz, soja, aguacate y salmón, entre otros alimentos.

 

Vitaminas y minerales

Las vitaminas y los minerales son los elementos que nos ayudan a regular el metabolismo. También pueden prevenir ciertas enfermedades y apoyar en la liberación de la energía de los alimentos que consumimos.

 

Puedes encontrar vitaminas y minerales en todo tipo de frutas y verduras. Son preferibles aquellas que no necesitan cocción, ya que así mantienen todas sus enormes virtudes alimenticias intactas.

 

4. No escatimes en el cuidado de tu cuerpo

Durante estos meses, es posible que tu cuerpo aún esté en recuperación por el trabajo de parto. Tu pecho puede necesitar atención especial durante la lactancia.

 

Vigila tu cuerpo. No dejes pasar ningún síntoma que comprometa tu bienestar físico, como dolores en la zona vaginal o abdominal, hinchazón en el pecho, cambios de color o inflamación en tus cicatrices.

 

Es necesario que dediques tiempo a cuidar de ti misma, pues tú también debes recibir cuidados especiales durante esta etapa. Así podrás recuperar tu normalidad, estabilidad y calidad de vida.

 

5. Ponte bonita y cuida tu bienestar

La piel es un elemento importante que no debes perder de vista en el cuidado de tu cuerpo. Mantenla sana e hidratada poniendo especial cuidado en las zonas que pueden sufrir cierta flaccidez.

 

Los masajes reafirmantes pueden ser de gran ayuda. Utiliza cremas que contengan aceites esenciales o geles ricos en colágeno. En las zonas que hayan sido más afectadas por el embarazo, aplica cremas antiestrías o anticelulitis y masajea durante al menos veinte minutos con intensidad. Para obtener buenos resultados, debes ser muy constante.

 

No está demostrado que el uso de fajas te ayude a recuperar la línea, pero puede ser un apoyo para sujetar tu abdomen. De esta forma, podrás evitar esa sensación de vacío en tu cuerpo y podrás moverte con seguridad.

 

6. Ten cuidado con la depresión postparto

Desgraciadamente la depresión postparto no es un mito. Es posible que llegues a experimentar una tristeza profunda o depresión durante las primeras semanas después del parto. Debes saber que se trata de un problema normal derivado de los cambios hormonales.

 

Si lo necesitas, busca apoyo. No te reprimas ni te reproches si sientes ganas de llorar; es normal que te sientas así. Si la depresión dura demasiado tiempo, se intensifica o te impide realizar tus actividades, lo mejor es que consultes a tu médico.

 

7. Conéctate con tu pareja para mantener tu bienestar

Con el torbellino de cambios y emociones que vienen con la maternidad, es posible que, sin desearlo, dejes a tu pareja en segundo plano. Sin embargo, recuerda que es la persona que más apoyo y seguridad puede brindarte.

 

Permite que tu pareja comparta contigo los cuidados del bebé. También, aprovecha los momentos en que tu bebé duerme para mantener y mejorar la comunicación entre ustedes. Cuando te sientas lista, recuperen su intimidad y complicidad.

 

8. Apóyate en tu familia

Aprovecha el apoyo que tu familia (de sangre y política) pueda brindarte y pide su ayuda si la necesitas. No cometas el error de creer que debes hacer todo por ti misma; seguramente, ellos también desean contribuir con el cuidado y el bienestar del recién nacido.

 

9. Adáptate a tu bebé

La maternidad es una situación nueva a la que debes adaptarte. Es útil y conveniente que establezcas normas y horarios, pero no trates de imponerlos de forma estricta. Tu bebé tiene sus propias preferencias y necesidades.

 

En lugar de crear una rutina, lo mejor es que permitas que fluya poco a poco para que se integre a la nueva realidad de tu maternidad. Así podrás disfrutar de los momentos que compartas con tu bebé sin excesivas preocupaciones.

 

10. Descansa tanto como puedas

Si no es necesario, no recibas visitas. Tu prioridad, además de tu bebé, debe ser tu propio bienestar, así que procura descansar en cada oportunidad que tengas. Dedica tiempo a ti misma y verás que te será más fácil mantener la tranquilidad y el equilibrio emocional.

 

Estos pequeños consejos pueden ser muy útiles para mantener tu calidad de vida. Recuerda que, mientras mejor te encuentres, mejor podrás cuidar de tu recién nacido. Tu bebé te necesita con buena salud física, pues de ello depende su bienestar.

 

Además de ser madre, también eres mujer y, como tal, tienes necesidades que debes atender. ¡No lo olvides!

 

 

Bibliografía:

Mayo Clinic (15 de enero de 2019). Depresión postparto. MayoClinic.Org. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/postpartum-depression/symptoms-causes/syc-20376617

Mayo Clinic (18 de septiembre de 2019). Trabajo de parto y parto, cuidado de postparto. MayoClinic.Org. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/labor-and-delivery/basics/labor-and-delivery/hlv-20049465

Carlota Reviriego (10 de marzo de 2015). Alimentación en el posparto. Guía Infantil. Recuperado de https://www.guiainfantil.com/articulos/alimentacion/la-alimentacion-en-el-posparto

María de los Ángeles Carrasco García (diciembre de 2016). Ejercicio físico y recuperación postparto. Revista Matronas; 4 (3). Enfermería 21. Recuperado de https://www.enfermeria21.com/revistas/matronas/articulo/98/ejercicio-fisico-y-recuperacion-postparto/

My-Derma Center (18 de abril de 2020). Cremas reafirmantes. La comparativa de las más compradas y más efectivas. de My-Derma Center.Es. Recuperado de https://my-dermacenter.es/cremas-reafirmantes

María José Roldán (14 de diciembre de 2015). Cambios emocionales en el posparto. Guía Infantil. Recuperado de https://www.guiainfantil.com/articulos/posparto/cambios-emocionales-en-el-posparto