Mundo bebés
Alimentación para el desarrollo infantil

Logra un buen desarrollo infantil con una alimentación balanceada

Un correcto desarrollo infantil permite que tu hijo llegue a la adultez con un cuerpo sano y con el máximo de sus capacidades. Para lograrlo, puedes comenzar dándole a tu pequeño la alimentación balanceada que necesita. Pero ¿qué es una alimentación balanceada y cómo permite el crecimiento y desarrollo de los niños? A continuación, te explicamos.

 

¿Qué es la alimentación saludable y cómo permite el desarrollo infantil?

Todos nos alimentamos para poder obtener de la comida los nutrientes que necesitamos: proteínas, grasas, carbohidratos y agua. En este sentido, cuando lo que comemos aportan estos nutrientes en la cantidad que se necesitan, se está hablando de que se tiene una alimentación saludable, según el Ministerio de Salud de Colombia.

 

Sin embargo, en la etapa de desarrollo infantil se requieren más nutrientes, pues estos son los bloques de construcción que permiten terminar el edificio que representa cada órgano del cuerpo. Es decir, el cerebro, los huesos o el corazón (Kliegman, 2020).

 

Por eso, para un correcto desarrollo infantil debes darle a tu pequeño comidas que se adapten a sus necesidades y según su edad.

 

Alimentación durante los primeros meses del desarrollo infantil

Desde el nacimiento, tu hijo necesita comer para crecer, ganar peso, gatear y decir sus primeras palabras. Por suerte, como madre cuentas con un superalimento que tiene todos los nutrientes que él necesita en ese momento.

 

Se trata de la lactancia materna exclusiva, la cual debe ser la única fuente de alimento de tu pequeño durante los primeros 6 meses de vida, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

 

En este sentido, los componentes y beneficios que da la leche son muchos, pero en general pueden mencionarse los siguientes (AEPED, 2012):

 

  • Al inicio, la leche es rica en agua y en carbohidratos. Con esto se sacia la sed del bebé y le aporta energía.
  • Luego tiene más grasas ricas en calorías, las cuales quitan el hambre. Además, son necesarias para el metabolismo.
  • También tiene sustancias antiinfecciosas como inmunoglobulinas.
  • Un último beneficio es el apego y la proximidad que genera el amamantarlo, necesario para el neurodesarrollo.

 

Para dar biberones de leche de fórmula, consulta con el pediatra cuál es la más adecuada para su desarrollo infantil.

 

Alimentación complementaria: ¿cuándo debe comenzar?

Cuando empiezas a alimentar a tu bebé con comida, se considera que estás dándole una alimentación complementaria. Puedes iniciar una vez cumpla los 6 meses, dado que a esa edad su cuerpo estará lo suficientemente desarrollado (AEPED, 2018).

 

Esto es importante pues aumenta la cantidad de nutrientes cuando los de la leche se hacen insuficientes. Según la Academia Americana de Pediatría, estas son algunas recomendaciones para iniciar la alimentación complementaria:

 

  • Inicia con cereales sin azúcar y fortificados con hierro. También puedes dar frutas blandas como el banano.
  • Continúa con verduras blandas, como las zanahorias hervidas u otras verduras en puré y en cremas.
  • Puedes añadir algunas harinas en forma de galletas tostadas integrales sin azúcar.
  • Trata de darle el mismo alimento por 3 días seguidos para que el bebé se acostumbre a los sabores.
  • Evita dar dulces (que no sean frutas), adobos y pescados antes del primer año de edad.

 

Alimentación durante la edad preescolar y escolar

Cuando tu niño ya come lo mismo que el resto de la familia, de seguro tendrá la edad para ir al preescolar y posteriormente a la primaria. Por eso incluye en las comidas ingredientes que tengan los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo (USDA, 2015):

 

  • Verduras: estas tienen vitaminas y minerales necesarios para todas las funciones del organismo.
  • Cereales: estos poseen carbohidratos en forma de fibras de donde se obtiene la energía para el día a día.
  • Proteínas: pueden ser animales o vegetales (granos), y sirven como el bloque de construcción de los músculos y las células.
  • Lácteos: incluido derivados como el queso o el yogur, ayudan a que los huesos crezcan y se fortalezcan.

 

Ahora que conoces la importancia de la buena alimentación para el desarrollo infantil en los primeros años, no dudes en poner en práctica cada consejo. Desde la lactancia materna hasta los alimentos que debes incluir en las comidas durante el preescolar y la escuela.

 

 

Referencias Bibliográficas:

AEPED. (2012). Recomendaciones sobre lactancia materna. Recuperado de https://www.aeped.es/sites/default/files/201202-recomendaciones-lactancia-materna.pdf
AEPED. (09 de noviembre de 2018). Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf
Cruz, M. (2011). Nuevo Tratado de Pediatría. Editorial Oceano.
DiMaggio, D. M. (2017). Updates in Infant Nutrition. Pediatrics in Review - Journal of American Academy of Pediatrics, 38(10), 449-462. doi:10.1542/pir.2016-0239
Kliegman, R. M. (2020). Nelson. Tratado de Pediatría (20 ed.). Elsevier Health Sciences.
Mininsterio de Salud de Colombia. (14 de noviembre de 2020). ¿Qué es una alimentación saludable? Recuperado de https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/HS/Paginas/que-es-alimentacion-saludable.aspx
Organización Mundial de la Salud. (2013). Lactancia materna exclusiva. Recuperado de https://www.who.int/nutrition/topics/exclusive_breastfeeding/es/
USDA. (2015). 2015–2020 Dietary Guidelines for Americans. 8th Edition. Washington: U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture.