Mundo bebés Parto: ¿Cómo prepararte para este trascendental momento?
Preparación para el parto

El parto: 9 meses de capacitación corporal

El nacimiento de un bebé es un acontecimiento trascendental y poderoso de la naturaleza. Durante nueve meses, cada milímetro de tu cuerpo se prepara para el parto, ese momento en que una nueva vida brota de ti.

 

Muchas interrogantes pueden quitarte el sueño mientras aguardas ese momento. No te preocupes, aquí encontrarás una guía práctica con todo lo que necesitas saber para estar lista durante el trabajo de parto.

 

¿Qué es el trabajo de parto?

El trabajo de parto consiste en el proceso que lleva a la dilatación del cuello uterino para alcanzar los 10 centímetros. Este proceso viene acompañado de contracciones de diferentes intensidades que indican que el bebé está abriéndose paso para nacer.

 

El trabajo de parto toma diferentes tiempos; algunas mujeres duran 30 minutos, mientras que a otras les toma 24 horas. No te presiones, lo importante es seguir el ritmo de tu propio cuerpo. Una vez que pasan las 36 semanas de gestación, el alumbramiento puede ocurrir en cualquier momento. Pero no te asustes, tu bebé avisará.

 

¿Y cómo avisa el bebé de su llegada?

Precisamente a través de las contracciones de parto. Primero sentirás las contracciones de Braxton-Hicks: tensiones en el abdomen que facilitan el flujo de la sangre en la placenta y además preparan los músculos para el dolor.

 

Después, sentirás las contracciones de parto. Estas contracciones se caracterizan por presentarse en dos o tres episodios intensos durante más de 40 segundos en un periodo de 10 minutos. Mientras más intensas y continuas sean las contracciones, más cerca estará tu bebé de nacer y más amplia será la dilatación de tu vagina.

 

A medida que tu bebé se acerque, bajará de plano a través del canal vaginal. Como es una zona tan sensible, el dolor se intensificará a medida que descienda.

 

En ocasiones, el médico responsable puede realizar un pequeño corte en la vagina para ayudar al bebé a salir. Este procedimiento se llama episiotomía. Antes de hacerlo, se aplica anestesia local, así que no sentirás dolor.

 

El dolor en el parto

Aunque el parto puede ser un proceso doloroso, se trata de algo positivo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las contracciones y el esfuerzo de la madre generan una hormona llamada oxitocina, conocida como “la hormona del amor”.

 

La oxitocina funciona como una droga que circula hacia la madre y el recién nacido. Su efecto genera sensaciones intensas de alegría y satisfacción.

 

Si quieres conocer todos los beneficios del parto natural, es conveniente que atiendas la educación prenatal.

 

Educación prenatal: ¡Obligatoria!

La educación prenatal consiste en una capacitación emocional y física. La OMS recomienda a todas las mujeres embarazadas recibir educación prenatal para reducir los riesgos de complicaciones en el parto.

 

Durante la educación prenatal, aprendes sobre lactancia materna y te preparas para el alumbramiento con ejercicios adecuados de gimnasia. Es necesario fortalecer tus músculos y ejercitar las zonas involucradas en el parto, con la guía de un profesional.

 

También durante la educación prenatal tienes la oportunidad de conocer tus alternativas. Puedes decidir dar a luz por cesárea u optar por un parto respetado.

 

¿Qué es un parto respetado?

La OMS llama a parto respetado o parto humanizado a la atención médica que permite a la mujer seguir el ritmo de su propio parto, es decir, no inducirlo para acelerarlo.

 

Con la guía y el apoyo de un médico y una matrona, en un parto respetado tú eres la única que elige cómo aliviar el dolor del parto. Tú decides si deseas caminar o realizar ejercicios. También decides en qué posición deseas dar a luz. Esta práctica se fundamenta en volver a lo natural para crear una atmósfera de armonía y cuidados personalizados.

 

Tras el alumbramiento del bebé, la lactancia materna es una regla durante la primera hora de vida. Dentro de esta práctica, se le da gran importancia al contacto piel a piel entre la madre y el recién nacido. Asimismo, se busca el momento más oportuno para realizar el clampeo o corte del cordón umbilical.

 

Además de contar con acompañamiento médico profesional, dentro de un parto respetado también puedes tener la compañía de tus seres queridos.

 

¿Elegir o no elegir un acompañante durante el parto?

El parto es un momento muy fuerte. Necesitarás todo el amor para traer a tu bebé al mundo. Es oportuno que, con anticipación, decidas quién te acompañará. Piensa que lo más importante es tener estabilidad y apoyo.

 

Lo ideal es que seas acompañada por un familiar cercano o por el padre del bebé, según te sientas más cómoda. En cualquier caso, esa persona debe asistir a un asesoramiento de educación prenatal; así comprenderá todo lo que ocurre durante un nacimiento y se evitará desmayos inesperados.

 

Además de la compañía, debes prepararte también para el dolor. Puedes enfrentarlo de diferentes maneras.

 

Métodos para aliviar el dolor antes del alumbramiento

El dolor es mental, dicen por allí. Por eso, aunque fisiológicamente es un hecho que vas a sentir dolor, pensar en ello como un padecimiento o como algo negativo no es lo más conveniente.

 

Piensa que cada contracción es un aviso de la pronta llegada de tu bebé. Así podrás mantener una actitud positiva, que es un elemento vital durante el trabajo de parto. Asimismo, debes saber que existen diferentes técnicas y métodos para aliviar el dolor.

 

Técnicas naturales para el dolor en el parto

  • Método Bradley. Se centra en la preparación a través de la alimentación y el ejercicio. En esta técnica, el padre del bebé asiste directamente el parto como acompañante. Contempla el uso de medicamentos solo en casos de emergencia.
  • Método Lamaze. Se enfoca en la toma de decisiones informadas. Es neutral en cuanto al uso de analgésicos, pero promueve ejercicios de respiración, masajes y técnicas de relajación.

 

Existen además otras técnicas naturales que son ideales para el manejo del dolor en el parto, como yoga, masajes, la esferodinamia (ejercicios con una esfera plástica) e incluso escuchar música.

 

Métodos médicos para el tratamiento del dolor

  • Analgésicos. Se administran por vía intravenosa o mediante inyección en el músculo. Alivian el dolor, pero no duermen la zona vaginal, pélvica ni otras áreas implicadas. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios como somnolencia y náuseas. También pueden tener efectos en el bebé.
  • Tranquilizantes. Su uso no es común, pero funcionan para calmar la ansiedad por el parto.
  • Epidural. Se trata de una anestesia local que duerme el área desde debajo del ombligo hasta las paredes vaginales. Su aplicación es a través de un catéter delgado que se introduce en la parte baja de la espalda de la madre.

 

Los analgésicos varían en sus efectos tanto el madre como en el bebé. Por eso, es mejor optar por alternativas orgánicas. Practicar ejercicios durante las contracciones también resulta favorable para aliviar el dolor.

 

¿Qué ejercicios hacer durante el trabajo de parto?

Permanecer en constante movimiento suele ser positivo para la madre. Durante las clases de educación prenatal y las citas de control médico, aprenderás cuáles son los ejercicios ideales para ti. En general, los más recomendados son los siguientes:

 

  • Cuclillas. Esta posición abre la salida pélvica para que el bebé descienda. Es necesario practicarla antes del parto para generar resistencia a esta posición agotadora.
  • Ejercicios de Kegel. Son movimientos que ayudan a preparar toda la zona pélvica que sostiene a los órganos reproductores. Debes acostarte boca arriba, con los pies en el piso, tomar aire, contraer y después soltar los músculos entre la vagina y el ano.
  • El gato a vaca. Se trata de una figura del yoga que alivia ampliamente la tensión en la espalda causada por las contracciones. Para realizarla, adopta la posición a gatas, toma aire y forma una joroba con tu espalda hacia arriba, luego suelta el aire y relaja los músculos del abdomen.

 

El nacimiento es un instante de energía. Prepararte para ese acontecimiento y acondicionar tu cuerpo es clave para tener un trabajo de parto exitoso. En la medida en que te prepares, estarás lista para recibir a tu bebé con todo el amor que necesita.

 

Referencias Bibliográficas

Lucy Ortega (15 de febrero de 2019). Conoce las nuevas recomendaciones de la OMS para una experiencia de parto positiva. Bebés y Más. Recuperado de https://www.bebesymas.com/parto/conoce-las-nuevas-recomendaciones-de-la-oms-para-una-experiencia-de-parto-positiva

Elana Pearl Ben-Joseph (revisor) (junio de 2018). Manejo del dolor durante el parto. Kids Health from Nemours (para Padres). Recuperado de https://kidshealth.org/es/parents/childbirth-pain-esp.html

Unicef Argentina (13 de mayo de 2019). Semana mundial del parto respetado, una cuestión de derechos. Unicerf.Org. Recuperado de https://www.unicef.org/argentina/parto-respetado