Deprecated: /var/www/vhosts/mundosjumbo.co/httpdocs/wp-content/plugins/wordpress-seo/src/deprecated/src/presenters/open-graph/fb-app-id-presenter.php ha quedado obsoleto desde la versión WPSEO 15.5 y no hay alternativas disponibles. in /var/www/vhosts/mundosjumbo.co/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 5059
Mundo bebés
Estimulación temprana: motiricidad fina y gruesa

Motricidad fina y gruesa: juegos y actividades para estimular el desarrollo.

Desde su nacimiento los bebes comienzan a desarrollar la motricidad fina y gruesa. Durante el crecimiento de tu hijo, verás cómo cada día evoluciona la coordinación entre los músculos, el sistema nervioso y el cerebro.

 

Es importante conocer qué debes esperar en cada etapa del desarrollo de tus hijos para saber cómo colaborar activamente con ellos, ya que una estimulación adecuada afianza sus logros más rápidamente.

 

El desarrollo completo de la motricidad fina y gruesa redunda además en la adquisición de cualidades como la perseverancia, la resistencia y la constancia.

 

Características de la motricidad fina y gruesa

Ambas juegan un papel fundamental en el desarrollo de las habilidades motrices de tu hijo. Pero veamos en qué consiste cada una de ellas:

 

La motricidad fina

Es la coordinación de músculos y sistema nervioso para lograr movimientos precisos con los dedos, labios, manos y muñecas.

 

El buen desarrollo de esta coordinación es necesario para tener mayor destreza manual en actividades como: escribir, pintar, cortar, armar, agarrar y manipular objetos, entre otras.

 

Ejercicios para favorecer la motricidad fina

Puedes estimular a tu hijo enseñándole a hacer los siguientes movimientos y actividades, de acuerdo con su edad:

 

  • Poner los dedos en pinza y coger objetos.
  • Garabatear y pintar libremente.
  • Seguir el ritmo de una canción con las palmas.
  • Jugar con papel: hacer bollitos, recortar o rasgar.
  • Anudar y desanudar para amarrar sus zapatillas.
  • Hacer manualidades que requieran precisión como enhebrar cuentas.
  • Moldear con las manos plastilina o barro.

 

La motricidad gruesa

Involucra la coordinación de grandes grupos musculares para realizar movimientos como sentarse, caminar, correr, saltar, trepar y nadar.

 

El control muscular es progresivo, comienza en la cabeza para luego pasar a los brazos y piernas. Los ejercicios de motricidad gruesa fortalecen, por ende, los músculos de las piernas, brazos, cabeza, abdomen y espalda.

 

Ejercicios para desarrollar la motricidad gruesa

Puedes apoyar el desarrollo de la motricidad gruesa con las siguientes actividades:

 

  • Cuando el niño se pone de pie solo y comienza a caminar, controla poco a poco su centro de gravedad y los músculos de sus piernas comienzan a tonificarse cada vez más. Para esta etapa, puedes compartir con él ejercicios como: hacerle señalar partes de su cuerpo, enseñarle a bailar, correr o subir y bajar escaleras.
  • El juego de “seguir las huellas” es genial para divertirse en familia y que el niño coordine los movimientos de las piernas. ¡Solo pinta en el suelo huellas de animales o pies haciendo un camino, es fácil y muy entretenido!
  • Para los niños más grandes, puedes armar circuitos o ejercicios que incluyan saltos y juegos como encestar pelotas.

 

A través de estas actividades tus pequeños aumentarán la fuerza, agilidad y velocidad que necesitan a medida que van creciendo.

 

Los ejercicios para afianzar la motricidad fina y gruesa se benefician con la estimulación temprana. Además, cuando en estos juegos intervienes tú o participan otros niños, los mismos se convierten en actividades sociales que permiten crean vínculos y sentimientos.

 

En consecuencia, es posible afirmar que la psicomotricidad infantil involucra lo corporal, lo afectivo y lo social. Además, facilita el desarrollo de las personas y está íntimamente relacionada con la visión de las inteligencias múltiples, que propuso en 1983  Howard Gardner, la cual reconoce y distingue las distintas dimensiones que intervienen en el desarrollo: sentimientos, emociones, aspecto social, intelectualidad, etc.

 

No olvides que los avances de tu hijo con respecto a la motricidad fina y gruesa van en conjunto con su desarrollo cognitivo. Tu participación siempre será vital para facilitar y afianzar estos aprendizajes.

 

banner bebes

 



Referencias Bibliográficas:

Asociación Española de Pediatría. (2014). Guía práctica para padres. Recuperado de: https://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf
Pérez, M. (2017). Habilidades del área motriz fina y las actividades de estimulación temprana. Revista Publicando. Vol. 4 Núm. 11 (1). Recuperado de: https://revistapublicando.org/revista/index.php/crv/article/view/581