Mundo bebés
Nadar durante el embarazo

¿Por qué nadar mientras estás embarazada? ¡Aquí te contamos!

¡Felicidades, estás embarazada! Quizá tienes muchas dudas respecto a cuáles ejercicios son recomendables para ti. Te sorprenderá saber que una práctica tan relajante y beneficiosa como nadar es uno de los ejercicios más recomendados para la gestación. ¡Descubre por qué!

 

Beneficios de nadar durante el embarazo

Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, nadar es una de las formas más seguras de ejercicio durante el embarazo. Los entrenamientos de agua utilizan muchos de los músculos del cuerpo. Además, el agua soporta tu peso para evitar lesiones y distensiones musculares (ACOG, 2021).

 

La natación es un ejercicio para embarazadas de bajo impacto que desarrolla fuerza y capacidad aeróbica (Crider, 2020).  Considera la siguiente lista de beneficios de nadar durante el embarazo (Albarracín, 2017):

 

Para la madre:

  • Ayuda a prevenir los incrementos de la frecuencia cardíaca en el embarazo.
  • Mejora la capacidad aeróbica.
  • Reduce significativamente el dolor de espalda.
  • Ayuda en el estado de ánimo.
  • Produce un incremento del volumen en el fluido amniótico.
  • Ayuda a conciliar el sueño (Crider, 2020).
  • Mejora la circulación.
  • Reduce el riesgo de diabetes gestacional, preeclampsia y parto por cesárea (ACOG, 2020).

 

Para el bebé:

  • Mejora el desarrollo psicomotor del feto (Mata et Al, 2010).
  • Aumenta la respuesta del bebé ante los estímulos ambientales y luminosos (Mata et Al, 2010).
  • Se produce un efecto de sedación al sentir el agua a través de la madre. Tu bebé se siente en un ambiente cómodo.
  • Favorece el desarrollo simétrico y previene desviaciones de columna (La Torre et Al, 2017).

 

¿En qué momento del embarazo es recomendable nadar?

Puedes hacer natación desde el primer trimestre de embarazo hasta el final, si tu médico lo aprueba.  La intensidad del ejercicio y las posiciones del cuerpo deben variar dependiendo del trimestre (Hola, 2019).

 

Puedes nadar durante el embarazo por 30 minutos, entre 3 y 4 veces por semana los primeros tres meses, evita lanzarte al agua con fuerza.

 

Durante el segundo trimestre necesitarás aliviar la presión y extender la columna. Al final del embarazo es mejor que nades dando brazadas, detén esta actividad dos semanas antes del final del embarazo.

 

¿Qué medidas tener en cuenta para nadar durante el embarazo?

¡Presta atención a la temperatura!

Al nadar debes evitar agua superior a los 35 grados centígrados, esto puede elevar tu temperatura corporal y provocar quemaduras o golpes de calor (United Kingdom National Health Service, 2019).

 

Por otro lado, nadar en lagos y océanos fríos puede provocar hipotermia. El sistema de regulación de la temperatura es menos eficaz durante el embarazo, así que puedes perder rápidamente el calor corporal en agua fría (International Forum for Wellbeing In Pregnancy, 2021).

 

Nada en lugares seguros

Para las mujeres embarazadas es importante nadar solo en áreas que sean seguras. Ten cuidado al alejarte de la orilla, las mareas y la distancia que vas a recorrer.

 

Hazlo con moderación

Si se hace demasiado esfuerzo, la natación durante el embarazo puede ser peligrosa. Si sientes náuseas, tienes demasiado calor o experimentas flujo vaginal, sangrado o dolor abdominal y pélvico, debes dejar la natación y consultar con tu médico de inmediato (Crider, 2020).

 

Cuidado con las bacterias

Investiga el lugar donde deseas nadar para prevenir enfermedades y bacterias transmitidas por el agua. Norovirus, Giardia lamblia, Escherichia coli son algunas de las que viven en estos lugares. Ten especial cuidado con los pequeños espacios de agua, preferiblemente entrena en piscinas tratadas adecuadamente con cloro.

 

En líneas generales: mantente hidratada, no nades en ayunas y usa un traje de baño que sea cómodo y adecuado para ti.

 

Durante el embarazo necesitas preparar tu cuerpo para dar a luz. La natación permite que te ejercites sin peligro de lesiones o caídas mientras estás en el agua. Nadar mientras esperas a tu bebé beneficiará la salud de ambos. ¡Anímate y consulta con tu médico para practicarlo!

 

Referencias Bibliográficas:

Albarracín, A. (2017) Beneficios de las actividades acuáticas durante el embarazo: revisión sistemática. Actividades Acuáticas. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6862625
Bellefonds, C. (3 de octubre de 2020) Your Guide to Swimming While Pregnant. What To Expect. Recuperado de https://www.whattoexpect.com/pregnancy/swimming#swimwear
Crider, C. (23 de abril de 2020) What You Should Know About Swimming During Pregnancy. Healthline. Recuperado de https://www.healthline.com/health/pregnancy/pregnancy-swimming
Hola.com (5 de noviembre de 2019) Consejos para practicar la natación durante el embarazo. Recuperado de https://www.hola.com/ninos/20191105152904/embarazo-consejos-practicar-natacion-cs/#:~:text=Nadar%20durante%20el%20primer%20trimestre&text=También%20debes%20evitar%20lanzarte%20de,mantener%20estas%20molestias%20bajo%20control.
International Forum for Wellbeing In Pregnancy (2021) Antenatal swimming. Recuperado de https://www.ifwip.org/antenatal-swimming-pregnancy-swimming/
Klein, C. P., Dos Santos Rodrigues, K., Hözer, R. M., de Sá Couto-Pereira, N., Saccomori, A. B., Dal Magro, B. M., Crestani, M. S., Hoppe, J. B., Salbego, C. G., Dalmaz, C., & Matté, C. (2018). Swimming exercise before and during