Mundo bebés
Pautas de crianza desde el respeto

Pautas de crianza: educar desde el amor, respeto y paciencia

¿Existe la madre perfecta? Sin lugar a duda, no. No existen madres y padres perfectos. Sin embargo, lo que sí existe es un largo camino de aprendizaje, constancia, paciencia y persistencia que hará que como padres desarrollen pautas de crianza amorosas con sus hijos.

 

Por esto ¡En hora buena! Tú puedes ser, tal cual como eres y a tu medida, la madre perfecta que tu hijo necesita.

 

Este nuevo pequeño ser que acaba de arribar a sus vidas representa nuevas experiencias. Ten presente que lo más importante en la crianza de los hijos será el afecto y la responsabilidad que asuman los padres.

 

A continuación, te sugerimos algunas de las pautas de crianzas que puedes implementar con tu bebé. Recuerda, no hay ninguna forma de crianza perfecta. Eres tú quien decide qué puede ser lo mejor para ti y para tu pequeño.

 

¿El apego hace parte de las pautas de crianza?

 

El famoso apego sucede en la etapa de crecimiento de un bebé que va de los 0 a 12 meses de vida y representa una de las pautas de crianza más importantes.

 

Se trata de un vínculo sano y primordial en la crianza de un hijo. Representa un lazo afectivo fuerte, perdurable y recíproco que unirá al niño con sus seres queridos más cercanos.

 

Si tu hijo se siente en un ambiente confiable y protegido, podrá explorar completamente ese nuevo mundo desconocido para él. Por el contrario, si el niño se siente en un ambiente hostil, evitará hacer parte de eso que desconoce.  

 

Ten presente que el lazo afectivo que los une será su único espacio seguro. Pronto tu bebé comenzará a reconocer voces, olores y a fijar la mirada. Por eso, debes atender sus necesidades físicas, pero también aquellas emocionales. Y claro, tú también debes atender las tuyas.

 

¿Cómo te puedes sentir frente a estos nuevos retos?

Luego del parto y al regresar a casa se pueden experimentar diferentes emociones y sentimientos: miedo, angustia, euforia, felicidad, sensación de rareza y extrañeza. Todo esto es completamente normal, forma parte de la instancia del puerperio. Por tal motivo, contar el apoyo de seres queridos y profesionales de la salud es importante.

 

Asimismo, debes recordar que algunas instancias no durarán para siempre. Si bien el apego es un periodo fundamental en la crianza temprana de los hijos, cumplido el año de vida y en adelante, tu bebé comenzará a reconocer la identidad de su propio cuerpo. Esto representará más espacio, al menos físico, para ti. Y a su vez, instancias de nuevos aprendizajes en el proceso de crecimiento de tu hijo.

 

Pautas de crianza: cada bebé es único

 

Al igual que la personalidad de los adultos, cada bebé es único, con sus rasgos y temperamentos distintivos. Puede que tu bebé tenga un temperamento tranquilo y se adapte fácilmente a nuevos hábitos y rutinas o también puede que tenga un temperamento fuerte y requiera más tiempo para adaptarse a los nuevos cambios. Cualquiera de los dos casos es completamente normal.

 

¿Qué hacer frente a esta situación? En primer lugar, conservar la calma. Los bebés y niños imitan, por excelencia, a los adultos y familiares más cercanos. Una de las pautas de crianza es recordar que lo importante aquí es cómo tú te adaptas a la situación, esto hará la diferencia ya que podrás guiar mejor a tu bebé. Puedes probar con:

 

  • El contacto físico directo. Bríndale suaves masajes, caricias, baila y canta a su lado.
  • Dale tiempo. A veces los bebés precisan tiempo para adecuarse a una nueva situación, sentirse seguros y protegidos.
  • No lo estimules en exceso si no es necesario. Algunos bebés necesitan más calma que estímulos.
  • Permite la actividad. Los bebés muy activos requieren gastar la energía disponible en sus cuerpos.

 

La alimentación hace parte de las pautas de crianza

 

La alimentación del bebé configura una de las pautas de crianza más vitales y cruciales a lo largo de su etapa de crecimiento. Puede que hayas elegido la lactancia natural o artificial y en ambos casos está bien. Solo debes recordar que la leche materna es la fuente primordial de alimento de tu bebé, ya que aporta toda la energía y nutrientes necesarios.

 

A lo largo del crecimiento de tu bebé, y cuando el pediatra lo indique, llegará el momento de añadir otras fuentes de alimento a su dieta. Según los expertos, este período se recomienda a partir de los seis meses de vida, de todas formas, es importante hacer un seguimiento con tu pediatra de confianza.

 

Este nuevo e importante paso en la crianza de los hijos requiere de mucha paciencia y amor. La intención no será crear un campo de batalla frente a la comida, pero sí que tu bebé experimente e incorpore nuevos hábitos alimenticios.

 

El famoso avioncito es un ejemplo adecuado de las pautas de crianza. Mediante la experiencia lúdica puedes enseñarle estos hábitos y premiarlo con gestos o sonrisas de aprobación cuando lo hace bien.

 

5 consejos útiles que puedes poner en práctica para enseñarle a comer solo

 

  1. Corta los alimentos en pequeños trozos. Esto hará que le resulte más fácil manipularlos y llevarlos a la boca. No olvides estar siempre pendiente.
  2. Prueba con el uso de la cuchara y utensilios adecuados para niños. De este modo, aprenderá su uso sin correr peligros.
  3. Enséñale a no comer con prisa. La mesa familiar sirve de ejemplo para que note que todos comen en compañía, en horarios específicos.
  4. Intenta variar los alimentos, no solo le des aquellos que son su plato favorito. Así podrá experimentar nuevos sabores e ir descubriendo cuáles son de su agrado y cuáles no.
  5. Si muestra señales de saciedad o disgusto, puedes probar nuevamente en otra ocasión. De esta manera, lograrás que no se frustre y le de nuevas chances a esa comida.

 

Pautas de crianza: hora de ir a dormir

 

El sueño es un proceso fundamental para el desarrollo psicomotor normal del bebé. En la crianza de los hijos es importante entender que la conciliación del sueño, en las primeras etapas de vida, puede ser un proceso arduo para los padres. Los horarios se desacomodan y la rutina puede verse entorpecida por ello.

 

Normalmente, un bebé recién nacido duerme la mayor parte del día y no distingue entre el día y la noche. Es recomendable que el bebé tenga asignado un espacio propio para dormir, este espacio puede estar próximo a tu cama, pero debe ser un lugar propio. Sin embargo, si te sientes cómoda durmiendo con tu bebé en tu cama, esto no representa problema alguno en los primeros meses de vida.

 

Ahora, es imposible dejar de ser permisivo con un bebé cuando es tan pequeño. En sus primeros meses de vida esto puede permitirse con total naturalidad. No obstante, a medida que vaya creciendo, deberás poner los límites y espacios debidos.

 

¿Cómo crear hábitos de sueño a medida que tu bebé crece? Puedes probar con respetar los horarios, esto quiere decir que debes intentar mantener una rutina establecida para los momentos del sueño: bajar los estímulos y con firmeza y amor indicarle que es el momento de ir a dormir.

 

Algunas pautas de crianza, como por ejemplo el cepillado de dientes, también sirve como para enseñar que el horario del sueño se aproxima. Para ello, puedes tomarte unos minutos y acompañarlo mientras le indicas cómo hacerlo.

 

También puedes cepillar los tuyos, recuerda que los niños imitan las acciones de sus padres. Cuando lo logre, no olvides felicitarlo. La reacción positiva es el mejor estímulo e incentivo que puedes darle.

 

Referencias Bibliográficas

Lucy Ortega (15 de febrero de 2019). Conoce las nuevas recomendaciones de la OMS para una experiencia de parto positiva. Bebés y Más. Recuperado de https://www.bebesymas.com/parto/conoce-las-nuevas-recomendaciones-de-la-oms-para-una-experiencia-de-parto-positiva

Elana Pearl Ben-Joseph (revisor) (junio de 2018). Manejo del dolor durante el parto. Kids Health from Nemours (para Padres). Recuperado de https://kidshealth.org/es/parents/childbirth-pain-esp.html

Unicef Argentina (13 de mayo de 2019). Semana mundial del parto respetado, una cuestión de derechos. Unicerf.Org. Recuperado de https://www.unicef.org/argentina/parto-respetado