Deprecated: /var/www/vhosts/mundosjumbo.co/httpdocs/wp-content/plugins/wordpress-seo/src/deprecated/src/presenters/open-graph/fb-app-id-presenter.php ha quedado obsoleto desde la versión WPSEO 15.5 y no hay alternativas disponibles. in /var/www/vhosts/mundosjumbo.co/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 5059
Mundo bebés
Puerperio

¿Qué es el puerperio y por qué es importante?

Después de largas horas en el hospital en trabajo de parto, por fin tienes a tu bebé en brazos. Seguramente te preguntas: ¿Ahora qué viene? Pues bien, ahora viene el puerperio, esos días después del nacimiento del pequeño. En este espacio, te contamos todo lo que debes saber sobre el periodo postparto, una temporada muy importante para ti y tu bebé.

 

¿Qué s y cuánto dura el puerperio?

El puerperio es el periodo que necesita tu cuerpo para recuperar su condición normal, la que tenías antes de embarazarte. Este proceso puede tomar 40 días en completarse; de ahí que muchos le llamen cuarentena.

 

¿Por qué son importantes los cuidados en el puerperio?

Bohórquez (2009) define el puerperio como una etapa de vulnerabilidad y estrés. Explica, además, que, en este periodo, tus defensas se encuentran disminuidas. También se modifica la secreción hormonal y es común que te sientas frustrada, triste o agotada. Por eso necesitas de cuidados físicos y psicológicos.

 

Un aseo adecuado de tus mamas y genitales te ayudará a prevenir infecciones graves como la mastitis. Asimismo, el apoyo de tu pareja, familia o amigos cercanos durante las primeras semanas favorecerá tu tranquilidad.

 

Cuidados del puerperio

Los cuidados de este periodo son muy básicos. Sin embargo, es importante que los sigas al pie:

 

  • Camina 20 minutos cada día. La caminata activa la circulación venosa y previene la aparición de trombos en las piernas, una complicación muy molesta.
  • Evita las relaciones sexuales. La verdad, es imposible saber con precisión cuándo ocurre la primera ovulación. Así que, si no quieres quedar embarazada durante el puerperio, debes practicar la abstinencia hasta contar con un método anticonceptivo.
  • Asea tu área genital con agua y jabón con frecuencia. Prevenir infecciones de la vulva, vagina y útero es primordial; esto se logra aseando el área luego de cada micción y cambiando con frecuencia las toallas sanitarias.
  • Duerme mientras el bebé duerme. Los niños recién nacidos suelen dormir de día y llorar mucho de noche; por ende, tú duermes mal de noche. Por eso, es necesario que cambies tu rutina de sueño, para que puedas descansar. Un buen descanso es esencial para que tu cuerpo se recupere del parto y tu humor mejore.
  • Asea tus mamas antes y después de dar lactancia. Lava el pezón con agua y jabón regularmente para evitar lesiones e infecciones.

 

Control médico durante el puerperio

No importa si el bebé nació por medio de un parto normal o una cesárea, tú necesitas continuar tu control médico. El especialista debe garantizar que tu recuperación sea completa y que no haya ninguna complicación. La OPS (2011), en su protocolo de atención del puerperio fisiológico, recomienda:

 

  • Una evaluación médica en las primeras 24 horas, con la cual se decide el alta de la madre y el bebé.
  • Control ginecológico a los 10 días, para evaluación general y retiro de puntos de sutura en la herida quirúrgica o episiotomía. También sirve para orientarte sobre los métodos de anticoncepción ideales para ti.
  • Segundo control ginecológico entre la tercera y sexta semana después del parto. Su finalidad descartar complicaciones tardías como hipertensión, diabetes o problemas de cicatrización.

 

Es recomendable que consultes a tu médico si presentas fiebre alta, así como dolor abdominal, genital o en mamas que sea excesivo. Visítalo también si sientes tristeza exagerada o presentas flujo genital maloliente.

 

El puerperio puede ser difícil las primeras dos semanas, porque provocará que te sientas agotada y hasta adolorida. Sin embargo, siguiendo estos sencillos consejos podrás sentirte mejor y evitar problemas a futuro. Así, podrás enfocarte en darle todo tu amor y los cuidados apropiados a tu bebé.



Bibliografía:

Bohórquez O., Santana A., Pérez L. y Munéver Y. (2009). Seguimiento de enfermería a la madre y al recién nacido durante el puerperio: traspasando las barreras hospitalarias. Av Enferm, 27 (2): 139-149.
OPS (2011). Protocolo de atención del puerperio fisiológico. PAHO.org. Recuperado de https://www.paho.org/nic/index.php?option=com_docman&view=download&category_slug=publicaciones-anteriores&alias=171-iv-normas-y-protocolo-para-la-atencion-prenatal-parto-y-puerperio&Itemid=235