Mundo bebés
Vínculos afectivos en la crianza

Vínculos afectivos: pautas de crianza para una familia feliz

¿Sabías que a través del baile, un suave masaje, un arrullo, un baño, un canto o con un juego puedes crear fuertes vínculos afectivos con tu hijo? Este lazo es único e importante para el futuro de tu bebé.

 

El pionero de la teoría del apego afectivo John Bowlby, recalca que los efectos de la salud mental del niño resultan de una experiencia cálida e íntima con su madre. Por eso, en este artículo te explicaremos cómo fortalecer los vínculos afectivos. Seguiremos las pautas de crianza de Unicef (2020).

 

Pautas para fortalecer los vínculos afectivos a partir del 1 año

Te invitamos a que juntos creen “el álbum de mi hijo”, ya sea en un cuaderno o libreta, allí anotarás nuestras pautas y consejos. Pero, también darás paso a esos recuerdos que vivirás con tu pequeño. Este álbum es una bonita forma de generar vínculos afectivos con tu bebé. ¿Qué debes hacer? Colorea la primera hoja y escribe el nombre de tu hijo.

 

A partir de 1 año tu hijo necesita actividades sensoriales. Amplía sus límites y campo de acción, con juegos de imitación, porque representan situaciones cotidianas, como cocinar y dormir.

 

Practiquen la rutina de la despedida. Cuando te separes de tu bebé, explícale que vas a irte y vas a regresar. ¡Bésalo y abrázalo! Así crearás confianza.

 

También pueden estrechar sus vínculos afectivos con las siguientes actividades (Cerutti, 2015):

 

  • Lean libros para poder reconocer formas y colores. De esta forma, ayudas al desarrollo de la percepción visual y del lenguaje.
  • Habla despacio y claro nombrando correctamente los objetos para mejorar su comunicación y percepción auditiva.
  • Canten y bailen canciones infantiles para estimular su motricidad fina y gruesa.
  • Déjalo usar la cuchara y el vaso mientras lo alimentas, para reconocer sabores y olores.

 

Vínculos afectivos a partir de los 2 y 3 años

Después de los 2 años, tu hijo puede colaborar en tareas simples como ordenar sus juguetes. Asimismo, puede subir y bajar escalones para estimular su motricidad (Cerutti, 2015). Estas son algunas actividades que pueden realizar en familia para mejorar los vínculos afectivos:

 

  • Dale tiempo hasta que termine de hablar. Así, le permitirás adquirir más confianza y mejorar su lenguaje.
  • Aliéntalo a prestar sus juguetes para que aprenda a compartir.
  • Permítele expresar sus emociones. Antes de gritar, háblale y explícale. En un escenario de confianza, podrá manifestar adecuadamente lo que siente.
  • Utiliza la tecnología para enseñarle; por ejemplo, las vocales, el abecedario, los números.
  • ¡Haz ejercicio con tu pequeño! ¿Qué tal practicar yoga para niños? Además de ser divertido, creará lazos de amistad.

 

¡Es momento de divertirse y aprender juntos! Con estos sencillos consejos fortalecerán sus vínculos afectivos y serán una familia feliz.

 

 

Referencia Bibliográficas:

Cerutti, A. (2015). Tejiendo vínculos entre el niño y sus cuidadores. Desarrollo infantil y prácticas de crianza. Unicef. Recuperado de https://www.bibliotecaunicef.uy/doc_num.php?explnum_id=159
Unicef (2020). Jugar, Amar, Compartir. Guía para acompañar el desarrollo desde el nacimiento hasta los 5 años. Recuperado de: http://bibliotecaunicef.uy/doc_num.php?explnum_id=222