Mundo saludable Colesterol bueno, todo lo que debes saber para diferenciarlo del malo.
Colesterol bueno vs. Colesterol malo

Colesterol bueno vs. Colesterol malo: ¿Cuál es el equilibrio?

Ambos son indispensables. Así es. Aunque no lo creas, el colesterol bueno (HDL) y el colesterol “malo” (LDL), son necesarios para nuestro cuerpo. Lo importante consiste en consumir las cantidades adecuadas para encontrar el equilibrio.

 

El colesterol es una sustancia que se produce en nuestro cuerpo naturalmente; también lo obtenemos a través de los alimentos que consumimos. Es vital para que el organismo funcione bien, ya que no va por la sangre directamente, pues debe estar envuelto en una proteína. De acuerdo con el tipo de proteína con que se junte, se volverá LDL o HDL (Asociación Médica del Corazón, s.f.).

 

Ten claro que sin colesterol no podríamos vivir. Es una sustancia presente en la membrana de todas las células del cuerpo y, por tanto, necesaria para el correcto funcionamiento del organismo (FHF, s.f.).

 

El colesterol bueno

El llamado colesterol bueno es el que contiene lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés). La misión de esta sustancia es llevar el colesterol que sobra del hígado para su eliminación. Por eso, para revertir el exceso de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), los niveles de colesterol HDL deben superar los 40 mg/dl, según muchas sociedades médicas de cardiología del mundo (Fundación Española del Corazón, s.f).

 

El colesterol bueno se incrementa a través del ejercicio físico e ingiriendo alimentos saludables como aceite de oliva, pescados azules o ricos en omega 3 y diferentes nueces. Todos estos son importantes dentro de una alimentación balanceada.

 

Lo que debes saber del LDL

El colesterol LDL se conoce como “colesterol malo” debido a que puede ser perjudicial para la salud si se acumula en las arterias. Los niveles de LDL elevados son uno de los factores de riesgo en el desarrollo de anomalías coronarias. Comidas rápidas como hamburguesas, pizza, papas fritas, embutidos, helado y productos industrializados empaquetados (o macro snacks), en exceso, pueden favorecer estos problemas de salud.

 

Consejos para lograr el equilibrio perfecto

Si quieres reducir tus niveles de colesterol LDL, debes empezar a disminuir el consumo de grasas saturadas y remplazarlas por las grasas insaturadas. Comienza a incluir más frutas, verduras y legumbres como frijoles, garbanzos y lentejas, entre otros.

 

No se trata de eliminar de un tajo estos alimentos. Se vale de vez en cuando pecar. Por ejemplo, te puedes dar el gusto de consumirlos una vez por semana.

 

El aguacate tiene un alto contenido de colesterol HDL; por eso, forma parte del plato saludable de la familia colombiana. Tú y tu familia deberían considerar incluir este alimento en la dieta diaria (Palou, 2016). Una buena opción es preparar una deliciosa ensalada de aguacate con verduras.

 

A hacer ejercicio

Realizar actividad física de manera regular te ayuda a reducir o mantener tu peso. Además, favorece la reducción de colesterol LDL. No tienes que hacer grandes esfuerzos, puedes empezar con caminatas cortas e ir incrementándolas a medida que tu cuerpo te lo pida.

 

Retoma las actividades que más te gustaban en la niñez, como montar en bicicleta, nadar o correr; lo importante es ser consciente de la importancia de moverse. Hacer ejercicio por lo menos tres veces por semana ayuda a aumentar la proporción de colesterol bueno.

 

Ser conscientes de lo que consumimos a diario debería ser un hábito de todos.

 

Aprender a diferenciar entre colesterol HDL y LDL es fundamental para empezar a cuidar mejor nuestra salud.

 

 

Bibliografía:

Asociación Médica del Corazón (AMH) (s.f). Marcando los 7 pasos para mi salud. Recuperado de https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-lifestyle/my-life-check--lifes-simple-7/marcando-los-7-pasos-para-me-salud
Fundación Hipercolesterolemia Familiar (FHF) (s.f.). Colesterol y triglicéridos. Recuperado de https://www.colesterolfamiliar.org/hipercolesterolemia-familiar/colesterol-y-trigliceridos/
Fundación Española del Corazón (FEC) (s.f). Colesterol y riesgo cardiovascular. Recuperado de https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html
Palou N. (22 de junio de 2017). Aguacate, una fruta grasa pero altamente saludable. La Vanguardia. Recuperado de https://www.lavanguardia.com/vivo/ecologia/20161021/411169169312/aguacate-fruta-superalimento-salud-corazon-colesterol-antioxidante-dieta-alimentacion.html
Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (s.f.). Colesterol malo (LDL). MedLine Plus. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ldlthebadcholesterol.html
Organización Mundial de la Salud (14 de mayo de 2018). La OMS planea eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial del suministro mundial de alimentos. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/detail/14-05-2018-who-plan-to-eliminate-industrially-produced-trans-fatty-acids-from-global-food-supply
Asociación Colombiana de Dietistas y Nutricionistas (12 de noviembre de 2016). Anímese a comer más frijoles y garbanzos. Recuperado de https://acodin.org/animese-a-comer-mas-frijoles-y-garbanzos/