Mundo saludable
Dieta vegana

Dieta vegana: un estilo de vida que ha cambiado la forma de alimentarse

Una dieta vegana es un tipo de alimentación a base de plantas que favorece el consumo de vegetales y elimina los alimentos de origen animal. Entonces, ¿en qué se diferencia de una dieta vegetariana? Como ya se mencionó, la alimentación vegana no consume ningún producto de procedencia animal. En cambio, la dieta vegetariana sí puede incluir algunos productos como la leche, los huevos o la miel.

Dieta vegana: historia y características

 

Desde los inicios de la humanidad, la alimentación se basaba en el consumo de granos y vegetales, ya que consideraban a los animales como una ofrenda religiosa y no para el consumo (Arango, 2016). Actualmente las concepciones han cambiado, el establecimiento de una dieta vegana se propone como una alternativa saludable apoyada en principios ecologistas y naturistas con grandes beneficios para tu salud.

 

Este tipo de dieta incluye verduras, frutas, granos enteros, legumbres, semillas y nueces. Todos estos alimentos contienen vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para cubrir los requerimientos de tu organismo.

 

¿Sabías que existen combinaciones de vegetales que ayudan a absorber mejor sus nutrientes? Por ejemplo, combinar legumbres con frutos secos aporta importantes cantidades de calcio y vitamina B1. También, un vegetal verde con frutos secos mejora la absorción de vitaminas liposolubles como la A, D, E y K (Ortiz, 2020).

 

¿Si se eliminan los alimentos de origen animal, se pueden obtener los mismos nutrientes?

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) (s.f.) promueve una alimentación basada en alimentos de origen vegetal, ya que aseguran una buena nutrición. Sobre todo, cuando se da un mayor consumo de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras para el bienestar de tu organismo.

 

Además, según la Academia Americana de Nutrición y Dietética (2016), las dietas veganas que se planifican bien son adecuadas para todas las etapas de la vida. Una dieta vegana puede aportar los nutrientes necesarios para que tu cuerpo funcione correctamente.

 

Sin embargo, la restricción de algunos alimentos provenientes de animales trae consigo el riesgo de padecer ciertas carencias nutricionales. Por ejemplo, el déficit de calcio que provoca osteoporosis, raquitismo y otras dolencias. También, la carencia de vitamina B12 que puede causar anemia y deterioro del sistema nervioso. La única forma de conseguir niveles adecuados de vitamina B12 es a través de suplementos que proporcionen al menos 10 microgramos al día y alimentos enriquecidos como los cereales y las bebidas vegetales de 2 a 3 veces al día (Clarín Digital, 2019).

 

Otra carencia se debe a que muchos alimentos de origen vegetal no proporcionan proteínas completas por sí solos. Para obtenerlas hace falta combinar diferentes grupos de alimentos como granos con cereales o con semillas. De esta manera, puedes adquirir los 9 aminoácidos esenciales que requiere tu organismo.

 

Lo importante al adoptar una dieta vegana es hacer la transición progresivamente y acompañar el proceso con un nutricionista. El profesional te dará un plan nutricional que incluye alimentos fortificados y enriquecidos para compensar las deficiencias. Así, podrás afrontar mejor los cambios que tu cuerpo experimente y tener una alimentación más equilibrada.

 

Beneficios de mantener una dieta vegana como un estilo de vida

En los últimos años el veganismo se ha convertido en una tendencia que ha cobrado mucha importancia. Es un tipo de alimentación con grandes beneficios para tu salud (Toumpanakis, Turnbull T y Alba-Barba, 2018). Por eso, cuando se implementa una dieta vegana es posible:  

 

  • Disminuir los niveles de colesterol y de presión arterial en gran medida.
  • Reducir los riesgos de hipertensión y la aparición de diabetes tipo 2.
  • Minimizar las enfermedades crónicas.
  • Tener un mejor control de tu peso para que seas más saludable.

 

Como ves, una dieta vegana puede representar diferentes ventajas en aspectos como la salud y la ecología. Si decides adoptarla, ten presente tener asesoría del personal médico y establecer controles para evaluar que tu alimentación sea la

 

 

Bibliografía:

Academia Americana de Nutrición y Dietética. (2016). Consejos de alimentación saludable para vegetarianos. Recuperado de https://www.eatright.org/~/media/eatright%20files/nationalnutritionmonth/handoutsandtipsheets/nutritiontipsheets/consejosdealimentacionsaludableparavegetarianos.ashx
Academia Americana de Nutrición y Dietética. (2016). Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: Vegetarian Diets. Recuperado de https://nutricionvegana.org/wp-content/uploads/2016/03/Informe-Asociacion-Americana-Dietetica-Dietas-Veganas-2016.pdf
American Institute for Cancer Research. (2020). Dieta vegetariana. Recuperado de https://www.aicr.org/cancer-prevention/food-facts/vegan-diet/
Arango, C. (2016). El mundo vegano: un nuevo estilo de vida, una nueva ética (tesis de maestría). Recuperado de https://repository.eafit.edu.co/xmlui/bitstream/handle/10784/8727/Catalina_ArangoMedina_2016.pdf?sequence=2&isAllowed=y
Clarín Digital. (08 de octubre de 2019). Dietas vegetarianas y veganas: cómo incorporar vitamina B12. Recuperado de https://www.clarin.com/buena-vida/dietas-vegetarianas-veganas-incorporar-vitamina-b12_0_GlHuX0wq.html
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura (FAO), (s.f.). Las guías alimentarias: una oportunidad para proteger el planeta. Recuperado de http://www.fao.org/news/story/es/item/415034/icode/
Ortiz, A. (02 de abril de 2020). Si juntas estas comidas, absorberás más los nutrientes que contienen. Alimente en el Confidencial. Recuperado de https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2020-04-02/como-combinar-alimentos-para-obtener-mas-nutrientes_2037974/
Toumpanakis, A., Turnbull, T. y Alba-Barba, I. (30 de octubre de 2018). Effectiveness of plant-based diets in promoting well-being in the management of type 2 diabetes: a systematic review. BMJ Open Diabetes Research and Care 2018; 6:e000534. doi: 10.1136/bmjdrc-2018-000534