Mundo saludable
Conoce la proteína de la leche

Conoce más sobre la proteína de la leche y por qué no deberías renunciar a ella

La leche es un alimento fundamental en la dieta de la mayoría de las personas. La proteína de la leche y los nutrientes que otorga la han hecho ganar un espacio importante en nuestro menú diario (Fernández et al., 2015).

 

A pesar de que muchas personas puedan ser intolerantes a la lactosa o presentar alguna alergia, existen diferentes tipos de leche que están hechos a su medida. Así que no es necesario que renuncien a su consumo y, por lo tanto, a sus propiedades nutritivas.

 

Función de la leche en el ser humano

La leche es un producto que se segrega a través de la glándula mamaria que tienen las hembras en los mamíferos. Su objetivo es alimentar a los recién nacidos (FAO, 2011). Cada especie genera su propio tipo de leche, aunque muchas tienen compuesto similares.

 

La leche es vital en el periodo de lactancia. Sin embargo, debido al vasto aporte de proteínas de gran valor biológico, así como a sus diferentes compuestos, su consumo es necesario durante todas las etapas de la vida. (Fernández et al., 2015).

 

Por qué son importantes las proteínas

Las proteínas constituyen un elemento fundamental en cualquier organismo vivo. En el caso de los seres humanos, hay un pequeño número de aminoácidos que no somos capaces de elaborar dentro de nuestro organismo; por eso debemos asimilarlos a través de la comida (Fernández et al., 2015).

 

Conoce la proteína de la leche

De acuerdo con los aminoácidos de cada especie, esta produce uno o varios tipos de proteínas. Por eso cada tipo de leche contiene diferentes tipos de nutrientes en mayor o menor medida. Las que presentamos a continuación son las que se encuentran en la leche de vaca.

 

Caseína

Esta es la proteína más abundante en la leche de ganado; conforma cerca del 80 % del total de proteínas. En la leche de origen humano, el contenido de caseína es de cerca del 40 por ciento.

 

Las personas intolerantes a la lactosa deben tomar leche deslactosada, la cual elimina la mayor parte de esta proteína (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, s.f.).

 

La caseína posee un alto valor nutricional, pues ayuda a fortalecer las defensas y, además, colabora en el incremento de la musculatura corporal. Gracias a esta proteína de la leche, se forma la cuajada o el queso; depende si a esta se le añade cuajo o ácido láctico, respectivamente.

 

Beta-lactoglobulina

Esta proteína protege los músculos y ahorra el glucógeno al hacer ejercicio; también incrementa la absorción de las vitaminas liposolubles.

 

Tiene funciones contra la hipertensión; además, es antimicrobiana, antioxidante y anticarcinogénica, entre otras acciones de tipo metabólico. Al hervir la leche, la beta-lactoglobulina forma parte de la nata.

 

Alfa-lactoalbúmina

Al igual que la anterior, forma parte de la nata de leche. Además, esta proteína se ha relacionado con la disminución del estrés y el mantenimiento de la capacidad cognitiva.

 

Lactoferrina

Su función es de defensa contra las bacterias y los hongos. Actúa alterando la protección de los microorganismos para eliminarlos. También puede ayudar a proteger las glándulas mamarias. Esta proteína se encuentra, además, en la saliva, así como en las secreciones bronquiales y vaginales.

 

Lactoperoxidasa

Esta proteína de la leche abunda en la saliva humana y en la leche vacuna. También cumple una función catalizadora, es decir, frena la formación de sustancias antimicrobianas (FAO, 2011).

 

Inmunoglobulinas

Gracias a esta proteína de la leche, se reconocen estructuras extrañas en el organismo, como bacterias y virus. Esto permite que el sistema inmunitario las detecte y destruya (Fernández et al., 2015).

 

Como puedes ver, todas las proteínas contenidas dentro de la leche de vaca tienen un propósito en la nutrición humana. Ya sea porque ayudan a prevenir el padecimiento de ciertas condiciones de salud, fortalecen el sistema inmunitario o ayudan a generar más músculo, son importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

 

 

Bibliografía:

Fernández E., Martínez J.A., Martínez V., Moreno J.M., Collado L.R., Hernández M. & Morán F.J. (2015). Documento de Consenso: importancia nutricional y metabólica de la leche. Nutrición Hospitalaria, 31(1):92-101. Recuperado de http://www.aulamedica.es/nh/pdf/8253.pdf
National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (s.f). Alimentación, dieta y nutrición para la intolerancia a la lactosa. NIH NIDDK. Recuperado de https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-digestivas/intolerancia-lactosa/alimentos-dietas-nutricion
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) (2011). Codex Alimentarius: leche y productos lácteos. Organización de las Naciones Unidas. Recuperado de http://www.fao.org/tempref/codex/Publications/Booklets/Milk/Milk_2011_ES.pdf